las mejores tapas de estilo y el glamour como plato principal, ¡atendido por su dueña!


BEST STYLE APPETIZERS AND GLAMOUR AS A MAIN COURSE, ATTENDED BY THE OWNER!

18 de septiembre de 2011

Rubendarío, el obrero de la moda venezolana

Tras haber trabajado como modelo, booker, estilista, director de arte, productor, asesor de imagen y fotógrafo en Madrid durante 20 años, Rubendarío regresa a su país natal por una sencilla razón: cree en el talento de moda venezolano

Miércoles 31 de agosto. Bloque de Armas. 4:05 p.m.

Entro en la recepción y me topo con unos penetrantes ojos verdes, los mismos que esa mañana vi en la biografía de www.rubendario.biz. Reconozco a mi entrevistado y, sin pensarlo dos veces, me siento junto a él y me presento. Yo no sé si fue por mi vistoso collar amarillo de Udon, pero sin duda fue un catalizador para romper el hielo y lograr una inmediata conexión con Rubendarío.

Nacido en Valencia e hijo de maracuchos, Rubendarío comenzó a trabajar como modelo en la anhelada Caracas de los 90, hasta que un contrato con una agencia en Madrid le cambió el rumbo. "Yo siempre he sido un gran soñador, soy un animal que se alimenta de sueños. Cuando sueñas con la moda sueñas con salir y experimentar". Trabajo duro entre altas y bajas temperaturas signaron los comienzos del joven modelo, hasta que le ofrecieron trabajar como estilista en una productora. "Me ayudó mucho el rol de 'resolvedor' que te da nacer en Venezuela. Eso me llevó a trabajar con gente como Chayanne, Julio Iglesias, Mónica Naranjo...".

Pero fue la fotografía la que catapultó a Rubendarío como un artista de la imagen, desde que empezó a experimentar con una cámara y tomar fotos fijas de los videos que producía. A los pocos meses ya estaba haciendo las fotografías de los álbumes de reconocidos cantantes, mientras se desempeñaba como booker de modelos de una prestigiosa agencia de la capital española. "Todo fue fluyendo, fue muy divertido, muchas de las decisiones las tomo con el corazón, algunas por auto pasión y otras por amor y pasión hacia otra persona".

Sonará cursi, pero Rubendarío también toma las fotos con el corazón y es por eso, como él mismo asegura, que su portafolio no tiene ningún concepto ni mensaje. "Me siento artísticamente tímido, tímido de mi arte, porque no fotografío pensando en una propuesta, simplemente fotografío cosas que me gustan". Sin embargo, reconoce que la estética de su trabajo es desaturada, rara vez con colores estridentes, y le gusta trabajar con cuerpos deportivos y naturales, tal como se muestra en su reciente libro "Mucho Macho".



Y ahora la pregunta del millón, ¿por qué regresaste a Venezuela?

"El motivo inicial tiene 88 años y se llama mi mamá. Una vez acá comienzo a ver una serie de cosas. Creo que Latinoamérica está en muy buen momento y es un buen momento para apostar en Venezuela. Al venezolano lo que le hace falta es creer en su país, ha sido así desde hace muchos años, tiene que empezar a creer en lo que hace". Inspirado en todo lo que aprendió en los backstages de grandes pasarelas como Cibeles, le propone a los organizadores de Venezuela in Moda hacer unos conversatorios para compartir sus valiosos conocimientos y ayudar a combatir uno de los principales enemigos de la industria: el ego. "Me he topado con grandes egos, más grandes que sus propios talentos, eso hay que ponerlo en orden, porque la moda es un trabajo de equipo, todos se necesitan y retroalimentan. Soy como un obrero del mundo de la moda: no es mi intención enseñar a nadie, sino poner a la orden lo que he aprendido".

Los conversatorios de moda con Rubendarío ya tienen fecha y se realizarán el 22 de septiembre en Valencia, el 18 de octubre en Caracas y próximamente en Maracaibo. Más información en www.venezuelamoda.com.


Agradecimientos: Alejandro Trémola

1 comentario:

  1. Excelente nivel de contrastes!
    Un beso Negrita
    @djcurita

    ResponderEliminar